PARA PADRES

Tú puedes mantener a tus hijos
alejados de las drogas.

Empieza lo antes posible

Nuestros niños están expuestos a las drogas desde temprana edad. Mientras más pronto comience a orientarles sobre los peligros de usarlas, mejor preparados estarán para rechazarlas. Seamos nosotros los que tomemos la iniciativa y abordemos el tema. Las películas, los programas de televisión, las noticias y los mensajes de prevención de drogas nos ofrecen la oportunidad de iniciar la conversación.

 

Hay que saber escuchar

Cuando escuchamos a nuestros hijos les dejamos saber cuán importantes son para nosotros, los conocemos mejor y podemos aclarar sus dudas. Si no sabemos la respuesta, debemos ser honestos y decirles que buscaremos la información para discutirla más adelante.

 

Fomente valores

Los valores familiares y espirituales son herramientas poderosas que alejan a nuestros hijos de las drogas. Debemos resaltar la honestidad, la responsabilidad, la verdad, el respeto, el desarrollo espiritual, la unidad familiar y el sentido de pertenencia.

 

Establezca reglas claras

Todo hogar debe tener reglas claras de conducta y responsabilidades. Sea consistente con la conducta que usted espera de sus hijos. Establezca cuáles son las responsabilidades, tanto de ellos como de usted. Asegúrese de que todos los integrantes de la familia comprendan las reglas, las acepten y entiendan las consecuencias de no seguirlas.

 

Esté abierto a negociar

Dialogando, ambos ganan. Establezca sus condiciones y razones y permita que sus hijos expresen su punto de vista en tiempo igual. Ser flexible no le quitará autoridad ante sus hijos, al contrario, ganará respeto y lo percibirán con más accesibilidad.

 

Sea un buen ejemplo

Ellos aprenden por lo que hacemos, no por lo que decimos. Nuestro comportamiento será el modelo a seguir por nuestros hijos. Si abusamos de las drogas o utilizamos cigarrillos y alcohol, es probable que ellos también lo hagan.

 

Aplauda el buen comportamiento

Reconozca y destaque las fortalezas y talentos de sus hijos. Refuerce su buena conducta. Celebre sus buenas notas, sus logros y sus esfuerzos. Eso les motivará a seguir adelante con una buena conducta haciéndolos sentir bien y fortaleciendo su autoestima.

 

Conozca a los amigos de sus hijos y a sus padres

Es importante conocer quiénes son los amigos de sus hijos y a sus padres. De esta forma podrá saber cómo piensan, las costumbres que tienen, el ambiente en que se desenvuelven y el trasfondo familiar, es decir, si en su casa hay problemas de alcoholismo, drogas, maltrato, violencia, etc. Así podrá orientarlos mejor sobre cómo relacionarse con ellos, fortaleciendo aquellas áreas que les ayuden a sostener valores que les hemos enseñado en el hogar. Las actividades escolares y deportivas ofrecen una buena oportunidad para conocerlos.

 

Supervise a sus hijos

Supervisar a sus hijos, dándoles siempre el espacio para que desarrollen su propia

individualidad, es una de las herramientas más efectivas en la prevención. Los padres deben saber en todo momento dónde, con quién y qué están haciendo sus hijos. Estos deben comprender que están pendientes de ellos y que les interesa lo que les pueda ocurrir. Deben acostumbrarlos a que los llamen para informar si van a llegar más tarde de la hora establecida o van a otro lugar para el cual no se les ha dado permiso y quién los llevará. Si en el lugar donde se encuentran empiezan a consumir drogas, ellos deben tener la confianza de llamarlos

para irlos a buscar.

 

Ser madre o padre requiere amor, tiempo, dedicación y paciencia. Es importante estar atentos a lo que ocurre en la vida de sus hijos y participar en sus actividades. Así lograrán mantener una mejor comunicación y los animará a compartir sus intereses, sus dudas, sus necesidades y sus problemas.

 

Muchos jóvenes se involucran en el uso de drogas por no sentirse amados y comprendidos. Los niños y jóvenes que aprenden de sus padres acerca de los riesgos del uso de drogas, tienen menos probabilidades de usarlas. Demuéstrele cuánto los ama y cuán importante son para usted, hablándole de las consecuencias

de usar drogas.

¿COMO DETECTAR SI SU HIJO ESTA UTILIZANDO DROGAS?

En ocasiones, con sólo observar a nuestras hijas e hijos, sabemos cuando algo no anda bien. Es importante que estemos alertas para poder ayudarlos a tiempo.

Es posible que si su hijo está experimentando con drogas se identifiquen algunas de las siguientes señales:

Señales Físicas:

  • ojos vidriosos, enrojecidos y pupilas dilatadas
  • está soñoliento con gran frecuencia
  • tiene constante secreción nasal
  • le falta el apetito
  • padece de sudores
  • le dan dolores de cabeza a menudo
  • mareos
  • nausea y vómitos
  • visión borrosa
  • falta de concentración
  • disminución en coordinación muscular
  • insomnio
  • muestra marcas de pinchazos en los brazos
  • muestra marcas de quemaduras en las manos

Señales Emocionales:

  • se observa nervioso, inquieto y se irrita con facilidad
  • muestra depresión o ansiedad
  • tiene falta de entusiasmo o indiferencia por las cosas que antes le interesaban
  • se dan cambios radicales en su carácter y personalidad

Cambios en el patrón de conducta:

  • gasta mucho dinero sin que se vea en qué
  • tiene nuevos amigos o cambia de grupo de amigos
  • demuestra irresponsabilidad
  • muestra dejadez en su vestir y aseo personal
  • se ausenta de la escuela y sus notas bajan

Otros indicadores:

  • sus camisas muestran manchas de sangre en las mangas
  • se encuentran quemaduras en la cama o en la ropa
  • descubre una aguja hipodérmica, un gotero o una cuchara en su cuarto o entre sus pertenencias
  • se encuentran en su cuarto u otro lugar de la casa pequeños pedacitos de papel de celofán que hayan estado doblados
  • se encuentran pequeñas bolsitas de plástico o tapitas de juguetes de las que se sacan en máquinas
  • de la casa comienzan a desaparecer cosas de valor

Para poder identificar si su hijo o hija está utilizando drogas, se deben de tomar en consideración la suma de varias de estas manifestaciones y no expresiones aisladas que puedan tener su origen en otro tipo de problema. Si identificamos que nuestros hijos o hijas están experimentando en el uso de drogas, no debemos asumir actitudes irritables, agresivas ni de rechazo. La actitud debe ser una de diálogo, comprensión, confianza y búsqueda de ayuda.